Los falsos mitos acerca del aumento de pechos

El aumento de pechos es una operación muy popular en los tiempos que corren. Desgraciadamente hay muchos mitos en torno a esta que impiden que muchas chicas se sometan a ella. Sin embargo, aquí los desmentiremos todos.

No se puede amamantar luego del aumento

Este quizá sea el mito más popular de entre todos. Muchas personas piensan que tras un aumento de pechos es imposible amamantar. Por lo tanto, cualquier sueño de ser madre queda imposibilitado.

Afortunadamente, la realidad no podría ser más distinta. Los implantes, aunque van en los pechos, no llegan a rozar las glándulas mamarias. En consecuencia, no entorpecen la función de amamantar a un bebé.

Los implantes producen cáncer

Otra idea muy extendida es que los implantes del aumento pueden provocar cáncer en la mujer que los lleva. Lastimosamente esta creencia ha ocasionado que muchas chicas, aterradas, pasen por alto la posibilidad de hacerse la cirugía.

Tal como sucede con el caso anterior, aquí vemos otro mito sin sostén alguno en la realidad. Y es que no existe a la fecha ningún estudio científico que constate la aparición del cáncer con los implantes. Lo mismo para cualquier otra enfermedad similar.

La recuperación toma años

Un miedo que también ha detenido a muchas mujeres que quieren hacerse la mamoplastia es la recuperación. Se cree que la misma es extensa, hasta el punto de llegar a tomar años en algunos casos.

Por suerte, se trata de otra idea infundada. La recuperación tras el  aumento de pechos exige un tiempo, aunque es breve. Lo más común es que a los dos días ya puedas retomar tu vida normal. En esta web tienes más información al respecto

Al cabo de unas dos semanas te retiran los puntos. Después, ya en la semana sexta aproximadamente, el edema terminará de ceder.

Los implantes son eternos

Este mito puede llegar a ser controversial, dado que será bueno o malo de acuerdo con cómo lo vea la mujer. Algunas esperan que las prótesis les duren para siempre. Otras están bien con la idea de que cubran solo una parte de su vida.

Sea como sea, lo cierto es que no hay implantes eternos. Al menos no a la fecha. Incluso los de mejor calidad tienen un tiempo límite de vida útil. El mismo suele ser, como máximo de unos 20 años. Las prótesis de marcas menos reconocidas tienen un promedio de duración de 10.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here